En las mujeres jóvenes, el rostro forma un triángulo cuya base se encuentra ubicada en la zona de los pómulos y el ápice en el mentón. Esto se debe a que la grasa se encuentra de forma natural en la zona media de la cara, dando lugar a un aspecto más carnoso a este nivel. Te contamos qué ocurre con este triángulo a medida que pasan los años. Con el paso del tiempo, y de una forma progresiva, este triángulo se va invirtiendo, hasta terminar con su base ubicada a nivel mandibular y su ápice en la frente.

En la nueva colaboración de la dermatóloga Cristina de Hoyos para la web Enfemenino, la doctora nos cuenta los cuidados necesarios que necesita esa zona facial para mantener su elasticidad y juventud.

Puedes leer el artículo completo aquí.

¿Hablamos?