Picores, descamación, pelo graso,  inflamación y pérdida de pelo son algunos de los síntomas de la dermatitis seborreica, enfermedad del cuero cabelludo muy común. Aprender qué rutinas diarias pueden mantenerla a raya es indispensable para hacerle frente y no dejar que surjan fuertes brotes. El estrés y la ansiedad también ayudan a que los síntomas se agraven, por lo que mantener la calma y cuidar nuestras emociones también es importante para la recuperación. La dermatóloga Cristina de Hoyos explica mucho más de esta afección de la piel y propone algunos consejos prácticos para combatirla en este artículo en SaludFacilísimo y en el blog Fun, Fearless, Female.

¿Hablamos?