La relación entre la salud física y la emocional aparece reflejada en esos síntomas o dolencias durante épocas de estrés o depresión. Muchas enfermedades cutáneas parecen en esas épocas personales inestables o movidas, por lo que el componente emocional es importante a la hora de tratar al paciente. Además, hay que tener en cuenta que las afecciones de la piel, al ser visibles, generan mayor ansiedad por la imagen que reflejan y el ‘qué dirán’. La nueva colaboración de la dermatóloga Cristina de Hoyos en el portal EnFemenino desarrolla este tema en el que el médico debe valorar todos los factores del paciente y acompañarle en su evolución.

El artículo completo aquí.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar