El estrés diario, la contaminación, la falta de horas de sueño y una alimentación no siempre equilibrada, van haciendo mella en nuestra piel. Tanto la piel del rostro como la del cuerpo, acusa todas estas situaciones estresantes, mostrándose cada vez más deshidratada y poco luminosa. ¿Cómo acabar con esta situación?

Además de beber suficiente agua al día y mantener una dieta equilibrada, hay unas sencillas rutinas de cuidados de la piel que ayudan a su hidratación. Nos lo cuenta la dermatóloga y directora técnica de Clínicas Ceta Cristina de Hoyos, en una nueva colaboración para Enfemenino.

Puedes leer el artículo completo aquí.

¿Hablamos?