Con motivo del Día Mundial contra el Cáncer de Mama, y habiendo sufrido de cerca la enfermedad, voy a hablar de qué precauciones y cuidados especiales debemos tener si tras la intervención o antes de proceder a ella hay que pasar por tratamientos adyuvantes como son la radioterapia y la quimioterapia.

Lo primero que hay que explicar es que la piel, tras cualquier proceso quirúrgico, sufre cambios que condicionan su aspecto y características habituales. La cicatriz debe mantenerse limpia y seca, y lo ideal es aplicar parches o geles específicos, una vez retirados los puntos de sutura, que contribuyen a mejorar el resultado final de la misma. Para que la piel recupere rápido la elasticidad en la zona, es importante mantenerla hidratada con cremas emolientes adecuadas que nutran en profundidad.

Si se indica el tratamiento local con radioterapia, debemos conocer cómo va a afectar el tratamiento a la piel. El objetivo es destruir células que tengan una alta capacidad de multiplicación, como son las células cancerosas, pero por desgracia también puede afectar a la piel de la zona que tiene una alta tasa de renovación. El rango de efectos secundarios locales de la radioterapia va desde un leve enrojecimiento después de la sesión hasta quemaduras con úlceras de gran tamaño. Es cierto que los dispositivos más modernos cada vez producen menos daño sobre la piel, pero para prevenirlo, lo ideal es aplicar cremas hidratantes en la zona varias veces al día, teniendo en cuenta que debemos evitarlo 2 horas antes de la sesión ya que la piel debe ir limpia para evitar posibles reacciones.  Existen en el mercado cremas hidratantes específicas para cuidar la piel radiada, y lo ideal es aplicar éstas, ya que lograremos un mayor efecto y con menos efectos secundarios.

La quimioterapia es un tratamiento adyuvante en ocasiones muy importante para asegurarnos de haber destruido totalmente el tumor, pero por tod@s son conocidos sus efectos secundarios. La piel pierde su hidratación innata sufriendo sequedad e irritaciones con más facilidad lo que requiere de un cuidado más intenso, aplicando emolientes diarios. Por otro lado, en la mayoría de los casos, el pelo se pierde y es uno de los mayores perjuicios que conllevan estos tratamientos. Debemos saber que es temporal, que en la mayoría de los casos el pelo vuelve a crecer.

Los equipos multidisciplinarios que hoy en día manejan los  casos de Cáncer de mama, tienen grandes especialistas que informan, asesoran y ayudan a la paciente durante todo el proceso para poder superarlo lo mejor posible.

Artículo de Dra. Cristina de Hoyos.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar